Sol y dermatología

El Sol Tiene que Ser Nuestro Aliado

          Los rayos solares intervienen positivamente en todos los procesos de vida animal y vegetal en la tierra.

A veces, sin tomar las precauciones debidas -sobre todo en temporada  estival- nos exponemos imprudentemente a su acción y terminamos con  efectos verdaderamente devastadores en nuestra piel, que es el órgano  que recibe directamente la acción del sol.           El sol tiene que ser nuestro aliado y no nuestro enemigo.

          Si quieres broncear tu piel hay que hacerlo con todas las  recomendaciones que actualmente exige la debilitación de la copa de  ozono en la tierra, entre otras razones.

Todo tipo de piel necesita protección para evitar riesgos innecesarios y que pueden tener consecuencias muy graves.

Para eso existen los filtros con Factores de Protección Solar. Mientras más elevado sea, mayor será la protección.

Se debe elegir el filtro de acuerdo al tipo de piel, tiempo de  exposición y lugar. La exposición excesiva a la radiación solar, ya sea  en la playa, montaña o nieve produce distintos daños a la piel:

1. Quemaduras desde piel roja hasta ampollas.

2. Arrugas.

3. Reacciones alérgicas.

4. Manchas, pecas y queratosis.

5. Cáncer de piel.

Mecanismos de protección
1. Evitar exponerse al sol entre las 11 y las 15 horas cuando en el verano los rayos solares caen en forma vertical.

2. Lo mínimo que se puede usar al exponerse al sol es un filtro protector con un factor mínimo de 15.

3. Usar gorro, anteojos de sol, poleras, quitasol.

4. El filtro se coloca media hora antes de exponerse al sol repartido  uniformemente por todo el cuerpo sin olvidar orejas, nuca en los  hombres o mujeres que usan el cabello corto, dorso, etc.

5. El ideal es comenzar la temporada de bronceado con una sesión de 10  minutos diarios y aumentando progresivamente el grado del filtro solar,  el que se debe aplicar cada cuatro horas. En los días nublados los  rayos UV llegan con la misma intensidad a la piel.

6. Una buena forma de broncearte es exponerte de diferentes formas a  los rayos solares (nunca quedarse dormida en una posición estable  durante mucho tiempo).

7. Hay que beber harta agua mientras se toma sol.

8. Si tienes pelo teñido debes protegerlo o colocar una crema con filtro solar.

          Dra. Patricia Cerda

Buscador
Colaboradores
pedro-barreda
Twitter