Sol “respetable” pero saludable

No hagamos del sol un enemigo

            Con el verano llega el sol y también los problemas a la piel. Desde una  molesta quemadura hasta un mortal cáncer son las consecuencias que la  exposición irresponsable a los rayos solares pueden provocar.

Hoy en día, un 10 % de los cánceres a nivel mundial están relacionados  con la piel y en chile las personas afectadas por el más peligroso de  ellos, el melanoma maligno, han aumentado en un 105% cifra directamente  ligada al incremento de la radiación ultravioleta y la falta de  precaución por parte de la población.

Por que si bien existe más  conciencia sobre los peligros del sol, todavía faltan muchos hábitos  por cambiar.

Hacer del sol un amigo, no abusando de él, es el principal mensaje que  nnos entrega la Dra. Patricia cerda, médico dermatólogo de gran  prestigio. Con ella conocimos más sobre este delicado tema y las formas  más efectivas de prevenir sus dañinos efectos.

¿Cuáles son las consecuencias de exponerse al sol sin protección?

El gran problema con el sol es acumulativo. Por lo tanto, una persona  que no se protege desde pequeña, puede terminar con un grave cáncer al  piel.

¿Qué tipo de cáncer a la piel existen?

Hay dos tipos de cáncer a la piel: los epiteliomas y el melanoma cutáneo maligno.
El 95% de los cáncer a la piel corresponde al primero de ellos. Los  epiteliomas son nódulos duros (como quistes) que aparecen bajo la piel,  suelen sangrar y se localizan en zonas expuestas del cuerpo, es decir,  cara, cuello y tórax.
Los melanomas, por su parte, son lunares a veces más negros, sangran y  tienen forma irregular. Además , se ubican en zonas no expuestas, como  espalda y glúteos.

¿Cuán grave puede llegar a ser uno de estos cánceres?

            El melanoma cutáneo maligno, si no trata a tiempo, puede ser mortal.

¿Cuáles son las maneras más eficientes de prevenir problemas a la piel?             De partida, creo indispensable recalcar que los menores de 6 meses no  pueden tomar sol. Las personas de piel blanca, muy sensible, deben  protegerse mucho más que aquellas con piel normal.

En cuanto a la protección, ésta puede ser física o química. La primera  incluye todos los elementos que no permitan la llegada del sol a la  piel (ropa, lentes oscuros que filtren los rayos UVA y UVB, quitasol,  etc.); la segunda está compuesta por los protectores solares, que  filtran los rayos ultravioleta, y las pantallas solares que bloquean en  un 100% la penetración de la radiación solar de la piel.

Dra. Patricia Cerda              Dermatólogo

Buscador
Colaboradores
pedro-barreda
Twitter