S. Deficit atencional: como se sugiere tratar

LOS MEDICAMENTOS
¿Qué tipo de medicamentos se emplean en su tratamiento?

Los principales medicamentos empleados son los pertenecientes al grupo de los Psicoestimulantes. Sus denominaciones genéricas son :
– Metilfenidato, fabricado por Novartis y de nombre Ritalin
– Metanfetamina fabricada por Abbott, de nombre Cidrin
– Pemolina, del mismo Laboratorio y de nombre Cylert
La fórmula estándar (IR) de Ritalin tiene una duración de 4 horas aproximadamente ,pero hay niños en que el efecto dura menos de 3 horas ,por lo que antes de descartar una medicación que le puede resultar muy útil es necesario considerar si es muy alta su velocidad de metabolización y agregar en ese caso más dosis.
Con la aparición en Chile de la fórmula SR de Ritalin, ahora las tres moléculas mencionadas pueden lograr si es necesario una acción prolongada en el organismo, es decir un efecto de 8 horas o más, lo que evita tomar el fármaco en el colegio.
Es muy importante seleccionar el tipo de medicamento y la fórmula a emplear dependiendo de las características de la conducta del niño, siendo posible el combinar una medicación de larga duración con otra de acción corta.
En el caso del Ritalin se puede indicar por la mañana una dosis de la forma SR (que dura 8 horas aproximadamente) y en la tarde (16-17 horas) una dosis de la presentación estándar.
De esa forma se obtiene un efecto suficiente y prolongado y se evita la posibilidad de rebote de las conductas inadecuadas por la tarde una vez que el efecto ha pasado.
El riesgo de dependencia (definida como la necesidad imperiosa y patológica del uso de un fármaco) a los Psicoestimulantes en niños con trastorno por déficit atencional genuino es escaso. Tampoco se ha demostrado tolerancia (necesidad de aumentar las dosis para lograr el mismo efecto),pero el empleo de dosis muy pequeñas y por tanto ineficaces puede simularla, pues al subir la dosis hasta niveles útiles los padres creen que cada vez el niño está necesitando más dosis para lograr el mismo efecto.
¿De acuerdo a la recomendación cómo se debería entonces iniciar un tratamiento en el Déficit de atención?

El tratamiento debe ser iniciado con Ritalin por ser el medicamento más estudiado científicamente y cuyo efecto es el de más corta duración en su formulación estándar, lo que evita los riesgos iniciales si no es tolerado.
Las razones que lo avalan son unánimes en todas las publicaciones:
– Mínima toxicidad.
– Efectos secundarios escasos y leves.
– Posibilidad de abuso o adicción es escasa .Solo se ha reportado casos de abuso o adicción en adultos poliadictos.
Su presentación es en comprimidos con dos formulaciones: estándar y de liberación prolongada.
Es característica la rapidez de su acción, pues ya a los 30 minutos se observa efecto. La vida media de la forma estándar es corta, de 3 a 4 horas, por ello se recomienda usar dos o tres dosis en relación a la jornada escolar.

¿En qué dosis se indica?
Las dosis recomendadas son de 0.3 a 1.2 mg/kg/día. Los alimentos mejoran la absorción de los Psicoestimulantes, por eso es conveniente administrarlos junto con el desayuno, almuerzo y té.
Es recomendable que la última dosis no sea después de las 17 horas a fin de no alterar la hora de dormirse. Se usa de lunes a viernes y se en general se suspende los fines de semana y en períodos de vacaciones.
En niños con gran desadaptación social o familiar se puede mantener la medicación en esos períodos.
¿Existen otros medicamentos demostrados como seguros de emplear en los niños con déficit de atención?

Es muy importante que los padres estén alertas ante el uso audaz de medicaciones que no están respaldadas por estudios científicos serios y rigurosos y publicados en medios científicos, pues es alto el riesgo de algunas indicaciones que no cumplen con estas condiciones.
¿Sería riesgoso el uso de otras medicaciones?
Cualquier otra indicación puede constituir un riesgo, excepto que se trate de vitaminas o anti vertiginosos, cuyo único efecto desagradable puede ser engordar a algunos niños.
Es éticamente cuestionable pues significan un gasto inútil y excesivo ( su precio es hasta superior que el de fármacos útiles) que en forma inescrupulosa y aparentemente inofensiva se siga indicando los llamados productos o jarabes “cerebro tónicos” o “estimulantes del metabolismo cerebral”. No tienen ninguna investigación seria que los avale y en ningún caso su efecto puede superar al de un placebo (“pastillita de azúcar”).
¿El que contengan un elemento del mismo nombre significa que dos medicamentos sean idénticos?

No necesariamente, y por ello es recomendable que si los padres no tienen dificultades económicas , deberían pedir a su médico que les recete productos “originales “y no genéricos o de nombre diferente a los acá mencionados ,pues las imitaciones pueden ser de menor costo (Aunque no siempre) y llevar el mismo nombre del contenido que el producto original, pero no tener la misma efectividad.
En Chile no se requiere para aprobar la venta de un medicamento “genérico” estudios de efectividad equivalente a la demostrada por los medicamentos originales, manufacturados por las compañías que los descubrieron e investigaron.
¿Hasta qué edad debería prolongarse el tratamiento?

Es arriesgado decretar edades límites para suspender tratamientos sin ningún respaldo o el aval de estudios sólidos .Las investigaciones psiquiátricas del Trastorno por déficit de atención del adulto son lapidarias al respecto: se ha observado tratamientos exitosos hasta en mayores de 30 años (El tratar el déficit atencional del adulto es actualmente un tema muy en boga en los Estados Unidos).
No se puede indicar la suspensión de tratamientos con psicoestimulantes aduciendo el peligro de aparición de fenómenos de tolerancia o dependencia, pues no se ha encontrado diferencia en las tasas de abuso en niños medicados respecto a los no medicados.
¿Existe en el mercado algún medicamento nuevo para ser usado en déficit atencional?

Ya hemos mencionado la aparición de Ritalin SR, que significa un aporte significativo en el mercado en Chile para estos tratamientos, dado que es (junto con la fórmula IR) el medicamento que ocupa el primer lugar en Norteamérica como indicación en déficit atencional.
Fuente: Dr. Arturo Grau Martínez
Psiquiatra Infantil

Buscador
Colaboradores
pedro-barreda
Twitter