Medicamentos :Resfrio y gripe en los niños

 

Medicamentos Antigripales.

“Un resfrío con medicamentos dura siete días y sin medicamentos una semana” parece broma pero no lo es, la reacción inflamatoria y de defensa del organismo es el que ocasiona la mayor parte de los síntomas y es inevitable, luego hay que asumirlo y procurar que los medicamentos no ocasionen mas problemas que los propios síntomas, aunque la propaganda diga lo contrario. Leer más…

Es muy importante dejar claro que los resfriados y cuadros gripales son ocasionados por infinidad de virus y que hasta la fecha no hay un tratamiento efectivo.

Los medicamentos que los pediatras damos son para calmar las molestias, bajar la fiebre, disminuir la producción de moco y calmar la tos, no estamos combatiendo directamente al virus causante del resfriado, estamos tratando los síntomas en lo que el sistema de defensas del niño combate el virus y se cura sólo. Nuestra labor también consiste en diagnosticar y tratar las complicaciones como la sinusitis, las infecciones del oído, neumonías y los cuadros de bronquitis o asma desencadenados por el cuadro gripal.

El tratamiento más eficaz es mantener la buena hidratación del niño, pues según decimos “el mejor expectorante es el agua”. También tenemos que aspirarle y practicarles un aseo nasal con suero fisiológico que se expende como Spray en las farmacias, sobretodo a los bebés pequeños, utilizar suavemente aspirador nasal, ya que ellos no cooperan y no se saben limpiar su nariz y sonarse, por eso estornudan.. Muchas mamás se resisten a usar estos aspiradores pensando que lastimarán a su bebé, sin embargo, resulta lógico pensar que si el bebé no se sabe sonar y no sabe expulsar los moquitos, el aspirarlos le dará un alivio inmediato (aunque temporal) y le permitirá comer y dormir mejor.

Gran escándalo ha ocasionado el retiro de los medicamentos antigripales, tanto para niños como para adultos, que contienen la sustancia fenilpropanolamina (PPA).
¿Quién no se ha automedicado o ha recibido por prescripción estos fármacos tan populares que se venden en muchos preparados para calmar las molestias del resfriado, gripe o catarro común? Algunos nombres comerciales muy conocidos que no vale la pena recordarlos incluso varios de ellos llevaban años en el mercado. Pero, ¿qué fue lo que sucedió? Pues que se dio a conocer un reporte de investigadores : en mujeres que presentaron hemorragia intracraneal después de haberla ingerido.

Durante muchos años los pediatras utilizaron este tipo de productos a los niños y, aunque aparentemente no se han encontrado problemas graves, se reportaron convulsiones y un caso de hemorragia cerebral en una adolescente que tomó dosis mayores a las requeridas. Cuando son prescritos a las dosis adecuadas, lo que sí notamos son muchos efectos secundarios, sobretodo porque muchos de los antigripales combinan varias sustancias, por ejemplo el descongestionante con un antihistamínico, cafeína y un analgésico. A muchos bebés estos productos les causan somnolencia, a otros, una irritabilidad y excitación excesiva e insomnio. Hay que aclarar que cada individuo varía en su sensibilidad a cada medicamento, por lo que es posible que aún a las dosis adecuadas un paciente pueda presentar efectos secundarios al medicamento.
Si conocemos la “sensación de miseria” y el malestar que causa un vil y vulgar resfriado común en los adultos, que será en los recién nacidos y en los niños que presentan obstrucción nasal por la gran cantidad de “moquitos” que producen y que no saben eliminar de su nariz, y como a su mamá le da miedo aspirarlos con un aspirador nasal, nos presiona a nosotros los pediatras para prescribir medicamentos que le “quiten los moquitos y la tos a como dé lugar”.
Es mucha la presión de las mamas y de la familia por dar algo para el romadizo o la congestión o tratar a toda costa una tos que no deja dormir al niño Son varios los tipos de medicamentos que se emplean para disminuir las molestias del resfriado común, sin embargo, la gran mayoría de ellos no han demostrado ser realmente efectivos y ocasionan efectos secundarios. Estos actúan de diferente forma, así tenemos los expectorantes que ayudan a eliminar las flemas, los supresores de la tos, los antihistamínicos o antialergicos que disminuyen la comezón y secan las secreciones, los descongestivos, los mucolíticos y los descongestivos de acción local que se aplican en forma de gotas o nebulizaciones directamente en la nariz. Existen gran cantidad de preparados antigripales, desgraciadamente, muchos de ellos son “cocteles de medicamentos” cuyas combinaciones son muy absurdas, como por ejemplo, un expectorante para eliminar las flemas combinado con un medicamento supresor de la tos que al no dejar toser estanca las flemas.
Entre los descongestivos se encontraba la fenilpropanolamina -ahora prohibida -, la pseudo efedrina y la fenilefrina, usadas para disminuir la congestión nasal asociada al resfriado común, que actúan contrayendo los vasos sanguíneos. Entre los efectos secundarios de estos medicamentos está la taquicardia o aumento de la frecuencia cardiaca, irritabilidad, insomnio, entre otros
Los descongestivos de acción local a base de oximetazolina pueden tener cierto beneficio en los adultos, sin embargo, tienen el llamado efecto de rebote que, cuando se utilizan por más de 3 días, al pasar el efecto del medicamento la congestión empeora. En los niños este efecto de rebote puede causar apnea obstructiva (detención de la respiración por obstrucción nasal) principalmente en los recién nacidos que respiran por la nariz.
Los antihistamínicos se dividen en dos categorías; los de la primera generación tienen el inconveniente de afectar al sistema nervioso central ocasionando sedación. Algunos productos que combinan estos antihistamínicos con la pseudoefedrina causan muchos efectos secundarios, como excitación y alucinaciones a algunos niños. Los de segunda generación no secan tanto las secreciones pero no causan tanta somnolencia como los de la primera. Hay un fuerte contingente de estos medicamentos que mezclan un antihistaminico de segunda generación y una seudo efedrina, generalmente recomendados mas allá de los tres años.
En EEUU a un menor de 6 meses entre el paracetamol (nombre genérico) los sueros nasales tipo spray, y la paciencia atenta de la madre no hay mas recursos, sobre el año algun recurso como mucolíticos tipo Hedera y algun Ibuprofeno podría ser un recuso adicional. Quitar la Tos a toda costa puede ser contraproducentye, salvo que encierre una cuadro obstructivo con sibilancia o silbido que ayuda de modo muy efectivo buenos aerosoles.
Dr. Pedro Barreda
www.pediatraldia.cl

Buscador
Colaboradores
pedro-barreda
Twitter