El Chileno de hoy: gracias al apoyo nutricional

 Al lograr prevenir la desnutrición temprana, hoy en día Chile cuenta con una población diferente, cambio que llegó a producirse ya en el año 1980.

Diapositiva 1

Como consecuencia de ello, en los últimos decenios progresivamente se ha estado gestando un gran cambio social y económico, que sugiere fuertemente una relación de causa-efecto entre la prevención de la desnutrición precoz y los sucesivos cambios socio-económicos.  

Diapositiva 1

Daños por la pobreza

Pero a pesar de haber logrado prevenir la desnutrición, aún persiste un porcentaje de niños dañados precozmente por factores socioculturales adversos, que frecuentemente acompañan a la pobreza, la que aún persiste (14%) y que en el mejor de los casos demorará más de una generación en mejorar.

Robert  Fogel, economista de la Universidad de Harvard, señala que: “la salud  de una generación, a través de la experiencias de la madre, el lactante y el adolescente, influye en la fortaleza, salud y longevidad de la generación siguiente, de modo que esta es más fuerte y vive más, lo que en definitiva va creando por más tiempo nuevos recursos que pueden usarse para ayudar a la siguiente generación y así sucesivamente continuar prosperando” (49).

fet1

Se hace difícil pensar que este gran cambio económico y social pudiese haber ocurrido en una población ancestralmente dañada, como la que existía hasta el año 1950.

imagesCAVYMGHZ

Lo logrado hace pensar que en las futuras generaciones el cambio debiera continuar potenciándose transgeneracionalmente, como señala Fobel.

La experiencia chilena, parece demostrar que lograr un recurso humano indemne, es una etapa ineludible si se pretende alcanzar el desarrollo y el bienestar. Si la mortalidad temprana  es elevada  y el daño de los sobrevivientes persiste demasiado elevado, no es posible alcanzar esa meta.

imagesCAPQSKLM

Todo indica que el costo económico de lo invertido en la prevención de la desnutrición de los primeros años de vida, es altamente rentable y no comparable con ningún otro. Una verdadera  revolución es la que logra proteger al niño en las primeras etapas de la vida, la única forma de avanzar hacia la igualdad de oportunidades.

Mas tarde, habiendo prevenido el daño, se hace posible su incorporación en la compleja y demandante actual sociedad del conocimiento. Por ahora el proceso de cambio comienza a consolidarse como puede comprobarse con el desarrollo de una pujante clase media, que durante los últimos años se ha llegado a triplicar, pasando a liderar el proceso en America Latina  (figura 16) (50).

imagesCAV5UKGJ

En resumen, el chileno promedio de hoy vive mas, con menos enfermedades infecto-contagiosas, es mas alto, mas fornido, mental y culturalmente mas desarrollado (12 años de escolaridad), mas rico, y con mayor acceso a bienes y servicios, en relación a lo que fueron sus padres y abuelos.

Buscador
Colaboradores
pedro-barreda
Twitter