Control de esfinteres: Un buen resumen

Control de esfínteres:
AHORA ES EL MOMENTO

esfin5

Todos los papas soñamos con el gran momento de acabar con el pañal. Es una cuestión de presupuesto y comodidad. Y también viene a ser el final de su etapa como bebe para entrar en la fase de hombrecito o mujercita.
En este punto las prisas son malas consejeras y pueden retrasar el aprendizaje. La llegada del verano constituye un excelente momento para probarlo. Van más ligeros de ropa y eso ayuda a superar con mayor facilidad los “accidentes”.

Pero no olvides que antes de intentarlo debes estar segura de que el entiende tu propuesta y conoce su cuerpo lo suficiente como para relacionar el orinal con sus necesidades. La experiencia suele iniciarse a partir de los 24 meses, pero tú, con el conocimiento que tienes de tu hijo, decides.
Si tu hijo tiene más de 24 meses ahora es el momento de quitarle los pañales. Los resultados no son inmediatos. Pero el buen tiempo ayuda a minimizar los inconvenientes.

esfin7

Siempre pensando en él.
Con un verano a la vuelta de la esquina, aprovecha que va ligero de ropa para retirarle el pañal diurno si ya va camino de los dos años. Es cuestión de familiarizarle con el orinal ya alabar, efusivamente, sus progresos, pero sin obsesionarte.

esfin5

Cada niño madura a su propio ritmo y mientras unos aceptan la renuncia al pañal diurno y la utilización del orinal alrededor de los 24 meses, otros no lo consiguen hasta pasados los tres años (las niñas suelen espabilarse antes). El hecho de que un niño haya sido precoz a la hora de aprender a andar o hablar no significa que tenga que serlo necesariamente en este aspecto.

esfinte2

Hasta más o menos el año y medio, un pequeño no suele ser consciente cuando hace “pis” o “caca”, sino que realiza ambas acciones de forma automática, sin conciencia de lo que está sucediendo. Puede que aún no esté preparado, pero no es mala idea mostrarle lo que es un orinal (hasta puedes ir a comprarlo juntos) y explicarle para que sirve. Conseguirás interesarle por el tema sentando allí a su muñeco favorito y cuando quiera, nunca hay que forzarle, el también lo utilizara.
Así se empieza
Lo normal es que aprenda a usar el orinal para hacer “caca” antes que para hacer “pipi’, básicamente porque los niños suelen ser regulares en sus defecaciones y suele existir un tiempo entre la primera señal que envía el intestino y el momento de evacuar.

esfin1

Si le acostumbras a la rutina de sentarle en el orinal en esos momentos, conseguirás que acepte la actividad como una rutina normal. No le fuerces. Si se sienta y hace sus necesidades, felicitarle efusivamente, pero en el caso contrario no le atosigues.

Deja que se levante antes de que se inquiete, pero no le pongas el pañal inmediatamente, porque lo interpretara como que tiene permiso para hacerse “caca” encima.

esfin6

El control del pipi
El control de la vejiga suele resultar más difícil (!paciencia!). Cuando empiece a notar que tiene “pis”, apenas podrá retenerlo (decir “pipi y hacérselo será todo en uno). A medida que madure fisiológicamente, lograra controlarse. Primero, solo unos segundos, en los que apretara las piernas y poco más (en el instante en que se mueve, se le escapa).

Alrededor del segundo año será capaz de reconocer cuando tiene ‘pis” y retrasar su salida hasta llegar al orinal. En este momento estará ya preparado para usarlo. si quiere!
Llevarle directamente al orinal después de las siestas y las comidas y de haber bebido abundantemente. En verano bebe más y hará “pis” con más frecuencia. Si lo consigue y triunfa en el orinal, dile que ya es un “chico mayor” y que estas encantada. Si al cabo de unos días consideras que ya ha aprendido la lección, dale la oportunidad de ponerle braguitas o calzoncillos. Notara el cambio del tacto y se sentirá mayor. Si, por el contrario, hace un charco en tu alfombra recién estrenada, no le recrimines y sigue intentándolo.

esnu2

Y por la noche
Cuando lleve un par de semanas “triunfando” de día, puedes iniciar la tentativa nocturna. Si se levanta varios días seguidos con el pañal seco, dile que, como ya lo hace tan bien, ahora por la noche tampoco llevara pañal, como sus papas. Y que si medio dormido nota que tiene “pipi”, que no dude en llamarte para que le ayudes a ir al lavabo.

enur1

Debería estar una semana y amanecer seco para pensar que se está logrando el objetivo, sino, pañales no hagas Ud. de pañal despertándolo toda la noche
Se le escapara más de uno, seguro. Es normal. Piensa que por la noche cuesta mucho más controlarse -hay niños que no lo consiguen hasta los 4 años y a otros se le escapa de forma esporádica hasta los 7-. Y ni se te ocurra despertarle para preguntarle si tiene “pis”. Acabaría por añorar sus pañales y sentirse inseguro sin ellos
¿Qué es lo normal?

esfin4

Aunque un niño pueda iniciar su aprendizaje al año y medio, lo normal es que el proceso concluya como pronto a los 30 meses. A
• El 50 por ciento de los niños controla los esfínteres entre los 30 y 32 meses.
• El 40 por ciento lo logra entre los 32 y 36 meses.
• El 5 por ciento, entre los 36 y 42 meses.
Más vale dejar que cada uno se desarrolle a su propio ritmo y sin agobios.
No le obligues a nada. Sugiérele, porque solo el puede decidir cuando está preparado para utilizar el orinal
UN LOGRO MUY PERSONAL
Últimamente, algunas mamas delegan en los jardines infantiles la casi total responsabilidad de enseñarle al niño a controlar sus funciones urinaria e intestinal. Aunque es cierto que puede resultar mucho más cómodo dejarlo en manos de su señorita, lo ideal sería que fuera la propia madre quien se encargase de enseñar a su hijo.

esfinz2

La razón es bien simple. Que sean pequeños no significa que no sean pudorosos. Aparte del pudor innato, existe ese que aprenden mediante la convivencia con los demás. Y es que las necesidades de orinar y defecar no son algo social.
Puede que en los dibujos animados veamos al Pato Donald comiendo, trabajando, bailando y hasta acribillado a balazos a un pajarraco, pero jamás le hemos visto sentado en un retrete.

esfinz5

Entonces, si le hemos inculcado que es algo TAN PRIVADO, ¿por qué pretendemos ahora que se lo enseñe la señorita y, para colmo, que lo haga en público (con sus amiguitos del “cole” delante)?
¿No sería más lógico que aprendiera de la mano de la persona que le hace sentirse más seguro y además en privado? Esto no implica que el orinal no deba ser para él una de sus posesiones más preciadas y debes permitirle que realice las actividades que más le gustan, como mirar cuentos, ver la televisión, etc…, sentado sobre el. Y no demuestres asco ante el contenido. Tíralo al inodoro con naturalidad y despídelo con un alegre “adioooos coco, adiós”. Es importante alentar al pequeño. Felicitarle cada vez que se siente en el orinal, pero no le regañes si no lo consigue.

esfin4

¿Sabes si está preparado?
Existen una serie de pistas que indican muy claramente a los padres que el pequeño está preparado para empezar a renunciar al pañal y aprender a usar el orinal entendiendo su utilidad:
• Cuando le pides que haga algo sencillo, te entiende y sabe señalar las partes de su cuerpo, aunque sea incapaz de pronunciar su nombre.
• Cuando al cambiarle descubres que el pañal aun está seco (si orina cada dos horas, aun no lo intentes).
• Si le dejas sin pañal y al hacer pipí demuestra de alguna forma que entiende que ese charco lo ha hecho el.
• Tiene curiosidad por ver a otros niños o adultos usar el orinal o el retrete.
• Le incomoda la sensación del pañal sucio o mojado.
• Cuando da muestras de que sabe lo que está sucediendo porque interrumpe su actividad o llama la atención de los mayores, señalando se el pañal o diciendo “caca” o “pipi”, por ejemplo.
• No interpretes esta actitud como que ya es capaz de controlarse, simplemente indica que empieza a darse cuenta de lo que sucede.
• Cuando avise con cierta antelación, podrás empezar a invitarle a usar el orinal.

Pero, recuerda, siempre sin forzarle.

enur5

• Y no olvides que a partir de los 12 meses puedes ir enseñándole lo que son las palabras “pipi”, “caca”, “mojado”, “seco”, “limpio”, “sucio”… hasta que sobre los 2 años entienda cuál es su verdadero significado. Este es un buen comienzo para despedirse de los pañales.
No conviene forzar al niño a usar el orinal antes de cumplir los 24 meses porque no está preparado ni neurológica ni psíquicamente para controlar sus esfínteres y puede retrasarse su aprendizaje.

Buscador
Colaboradores
pedro-barreda
Twitter